Páginas

domingo, 29 de septiembre de 2013

Google Colibrí y sus implicaciones en SEO

Google Colibrí, el nuevo algoritmo con que Google nos ha invitado a su cumpleaños, tiene la misión de ofrecer respuestas a aquellas preguntas que pongamos los navegantes encima de la mesa, o mejor aún, en la casilla correspondiente del conocido buscador.

Camina así el gigante californiano hacia lo que ellos denominan "buscador inteligente", y que por tanto ha de ser capaz de responder a las preguntas que hagamos. Como viene siendo habitual, Google nos obsequia nuevamente con un animal para dr nombre a sus proyectos. 

Después del Google Panda y el Google Penguin, ahora es Google Hummingbird, algo más difícil de escribir y publicar en español, por lo que Google Colibrí seguro que tendrá bastante éxito como nombre comercial.

La influencia en el SEO de Google Hummingbird

Por lo que estamos comprobando en publicaciones de blogs es más que probable que no afecte en nada y afecte en todo. Por un lado Google no ha anunciado ningún tipo de variación sistemática en la manera en que aconseja construir las webs y el SEO externo. Por otro lado incide en que el 90% de los sitios se verán afectados.

¿Cuál es, entonces, el enfoque que podemos darle? Simplemente que los índices variarán, para mejorar aquellas webs más fuertes, como se comenta, y que los sitios afectados poco o nada podrán hacer ya que no estará en su mano el cambiar lo que Google Colibrí les haya deparado.

Eso sí, hemos de tener en cuenta que la calidad de la web, los tiempos de carga, un contenido de calidad y unos enlaces exquisitamente escogidos desde webs que sean del agrado de Google podrán servirnos para mejor cumplir nuestros fines de lograr una posición lo más arriba posible de este buscador.




Cuatro puntos a cumplir en posicionamiento online

Si estamos haciendo SEO a una página, independientemente de Google Hummbird, Google Penguin, Google Panda, o el conjunto de animales del arca de Noé, hay cuatro puntos que debemos cumplir:

  • Un buen texto de aterrizaje, relacionado con el término que queremos posicionar, que aporte valor al lector como para que se quede a leerlo y a ser posible lo comparta. Todo ello ha de aderezarse con una buena estructura interna, tiempos de carga y demás aspectos "técnicos".
  • Buscar enlaces de calidad desde webs que sean a su vez enlazadas desde webs de calidad y a ser posible que el entorno del enlace que nos realizan tenga que ver con el término que estamos posicionando.
  • Intentar que quienes nos enlazan, caso de que podamos, nos enlacen con una pluralidad de anchor text para evitar penalizaciones o que tengamos que implorar a Google que contabilice tan hermosos enlaces como nofollow.
  • Lograr que nuestro texto sea ampliamente difundido en redes sociales, lo que si bien no aportará excesiva calidad a los enlaces dofollow, por no decir nada, sí logrará que encontremos un canal de abastecimiento en visitas a la web, lo que incrementará si el contenido es bueno el tiempo  de lectura y posiblemente los clics internos. Todo acaba ayudando.



Un ejemplo de influencia de Google Hummingbird

Si hasta ahora se nos rompía una cañería en uestra casa y vivíamos en madrid, para eviatr este tipo de asuntos poníamos en el buscador algo como "impermeabilizaciones Madrid". Ahora podremos poner una frase del tipo ¿Quién puede impermeabilizar mi terraza en Madrid? y supuestamente Google nos contestará.

Del éxito de la respuesta y de cómo vayamos adaptándonos a este nuevo sistema de búsquedas dependerá, en una medida más o menos importante, la capacidad del buscador para mantener su posición de privilegio absoluto en el mundo del marketing online.

De momento, Google supera el 95% de cuota de mercado en no pocos países de Europa Occidental y otras partes del mundo. Veremos si el colibrí vuela o se queda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada